IMG_3776

A veces, se dan situaciones un tanto incómodas durante la competición entre los padres y los hijos, relación que afecta indirectamente al entrenador en algunos casos, al equipo en otros y a los demás padres en algunos.

Cómo dice el título de este artículo, los padres deberían tener en cuenta algunas consideraciones a la hora de “seguir” el progreso de sus hijos en el deporte:

  • No des instrucciones a los gritos.
  • No me grites en público.
  • No le grites al entrenador.
  • No menosprecies a mis compañeros.
  • No menosprecies al otro equipo.
  • No menosprecies a los árbitros.
  • No pierdas la calma.
  • No me des lecciones sobre mis errores después del partido.
  • No te olvides de reírte y divertirte.
  • No te olvides de que es solamente un juego, lo haré lo mejor que pueda, pero difícilmente me convierta en una súper estrella.

Y alguna más:

  • Recuerda el motivo por el que tu hijo hace deporte.
  • Tú eres el padre: no des directrices, da apoyo.
  • Deja que decida: tener talento no te obliga a nada.
  • No presiones, ni des gritos.
  • No hables mal de sus compañeros.
  • No desacredites a su entrenador.
  • Anima siempre, independientemente del resultado.
Ahora, comparte!